Radio HD

sábado, 18 de febrero de 2017

Trump promete “gran acuerdo de paz” entre Israel y Palestina

EE.UU. – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump se reunió con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el miércoles (15). Lo que prometía ser una reunión histórica, intercambiaron saludos y hablaron de su antigua amistad.
A pesar de dar varias respuestas evasivas a las preguntas directas durante la rueda de prensa, vale la pena mencionar algunas de las declaraciones que se refieren a una nueva política exterior en Oriente Medio.
Trump hizo hincapié en que está trabajando duro para establecer un “gran acuerdo de paz” entre Israel y los palestinos. Garantizando al mismo tiempo que ambas partes tendrían que renunciar a algunas posturas, dejó claro que la “era Obama” de la enemistad entre los dos países definitivamente se acabó.
El aspecto principal de la entrevista fue dejar claro que Israel y los palestinos deben negociar directamente el acuerdo de paz, sin esperar una intervención externa. Tal declaración explica la retirada del gobierno de Estados Unidos de las medidas determinadas por las Naciones Unidas, con el conflicto respecto a la autonomía de Israel.
Uno de los pocos inconvenientes, fue cuando Trump pidió a Netanyahu a “mantener algunos asentamientos”.
Consultado sobre el cambio de la embajada a Jerusalén, lo que se esperaba, no ha anunciado la medida ni la fecha. El multimillonario prefirió contemporizar y dijo: “Me gustaría ver que suceda. Estamos analizando esto con gran cuidado, créeme, y vamos a ver qué pasa”.
Espetó que se está trabajando en una propuesta que será diferente de lo que se ha hecho hasta ahora, “algo nunca visto”, y que puede sorprender al mundo.
El tema principal de la conversación fue acerca de la llamada “solución de dos Estados”, que incluiría un reconocimiento de Palestina independiente y la división de Jerusalén. La opción de Donald Trump fue una enigmática frase: “Estoy pensando tanto en dos Estados como en un estado. Me gusta de los lados que gustan. Voy a ser muy feliz con que ambas partes estén de acuerdo”.
Netanyahu hizo hincapié en que, del lado israelí, hay algunas condiciones para la paz: que los palestinos reconozcan el derecho de Israel a existir y los problemas de seguridad en el territorio de la Autoridad Palestina estén en las manos del gobierno israelí.
Se les pidió que dejaran de enseñar el odio a la población. Lamentó que los radicales islámicos palestinos inculquen en los niños el antisemitismo y el discurso del odio. También hizo hincapié en que Irán deje claro en sus misiles que pretende atacar a Israel.
El primer ministro también dijo que temía que, si no se tiene el cuidado adecuado, puede aparecer dentro del territorio palestino “un nuevo Estado Islámico”. Le pidió a Trump, que “aproveche este momento” para ayudar a encontrar nuevos caminos de paz en el Medio Oriente. Concluyó diciendo que Israel no tiene mejor amigo en el mundo que Donald Trump.
El presidente rechazó las acusaciones de antisemitismo, recordando que tiene en su propia familia, un yerno y dos nietos que son judíos ortodoxos.

viernes, 10 de febrero de 2017

MUSULMÁN SE CONVIERTE A CRISTO AL NO PODER QUEMAR UNA BIBLIA

February 2, 2017 BREAKINGTESTIMONIOS




En Pakistán, un musulmán devoto decidió cambiar de religión y convertirse al cristianismo luego de intentar quemar sin éxito una Biblia.





Desde muy pequeño, sus padres le inculcaron en el islam. En el colegio, Azali siempre obligó a sus compañeros a aceptar el islam. A menudo su maestro cristiano le decía que no lo hiciera. “Dios puede elegirte que como lo hizo con el apóstol Pablo”, le advirtió su profesor.


Un día durante una discusión desafió a los cristianos a quemar los libros sagrados de ambos. Ellos se negaron porque en Pakistán, podría verse como blasfemia. Así que, Azali decidió hacerlo él solo.


Le prendió fuego al Corán y ardió. Al momento de prender la Biblia, sentía que latía en su pecho y cayó al suelo. Todo su cuerpo estaba en llamas, pero era el fuego “espiritual”, expresa Azali.


“De repente, vi a un hombre de cabello dorado envuelto en una luz que se colocó a mi lado, Él puso su mano sobre mi cabeza y me dijo: ‘Eres mi hijo, y desde ahora vas a declarar el Evangelio en tu nación. Ve, que el Señor está contigo”, dijo.


Sorprendido, fue a contarles a sus padres pero ellos, lo echaron de la casa. Azali se dio cuenta que debía buscar a alguien con más conocimiento del Evangelio, así que se dirigió a la iglesia y conversó con el líder de la congregación. Fue ese mismo día que reconoció a Jesucristo como su Salvador. Ahora Azali busca servir a Jesús junto a su familia.


Un joven en ese entonces, llamado David se animó a enfrentar a Goliat, un gigante de 2,70 mts de altura, que desafiaba al campamento de Israel y nadie se animaba a pelear con el. David fue a ver al rey Saúl para anunciarle que el pelearía; mas Saúl lo desalentó diciéndole: “No podrás…” (1 Samuel 17:33).
De seguro es incontable la cantidad de veces que las personas nos ha dicho “no puedes”, “no lo lograrás”.
Por el contrario La Biblia que es la palabra poderosa de Dios nos alienta diciendo que “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:13). Fue tanta la insistencia de David que el Rey cedió a la decisión, con la condición de que el usará la armadura de soldado, pero esto no le servía a el porque era muy pesada y en vez de protegerlo lo incapacitaba.
El pequeño pastor solo tenía un bastón, cinco pierdas que guardaba en su saco pastoril y su honda. ¿ Se podía hacer algo con tan poco? seguramente para todos en el lugar, era el fin de David; pero lo poco con Dios es mucho. Sabemos el final de la historia, una simple piedra y una honda usadas en el nombre de Dios derribaron al terrible gigante. No veas las cualidades o atributos de los demás. No trates de imitar a otras personas.
Aprende a ser tu mismo. Tu código genético es único en la humanidad. Sé agradecido con Dios por quien eres, por lo mucho o poco que tienes… Coloca tu vida y todo lo que eres en las manos de nuestro Padre Celestial; en su nombre podemos derribar los gigantes de nuestro día a día. Tu felicidad depende de ti.